Por qué los departamentos de pozo son la mejor oportunidad inmobiliaria

Todos sabemos que la crisis que se vive hoy en día en nuestro país se hace muy difícil la compra de propiedades de cualquier tipo ya sea que se trate de una casa, un departamento, un local o inclusive un terreno. Sin embargo, los argentinos nos caracterizamos por nuestro instinto de supervivencia y por nuestras ideas en materia económica. Si bien la venta y la escrituración de propiedades en este momento es presa de un parate, no ocurre lo mismo con los departamentos de pozo los cuales se transformaron en la mejor opción de compra y venta de propiedades.

El dólar alto y el precio bajo en la construcción hacen que quienes tienen algunos ahorros busquen invertirlos en los departamentos de pozo, pues  tienen la ventaja de salir un 30 por ciento más económicos que los departamentos tradicionales ya que el comprador se ahorra una gran cantidad de dinero al no tratar con las inmobiliarias ni con terceros sino que lo hace directamente con el constructor.

La clave para tener éxito es actuar en forma rápida antes que las variaciones de los precios se trasladen a la cadena de comercialización y de construcción de dichos departamentos.

Si bien, solemos escuchar todo el tiempo que hay que esperar a ver que va a pasar (sobre todo cuando nos encontramos en época de elecciones), el mejor momento para invertir el dinero en un departamento de pozo es el presente.

Existen zonas de Capital Federal que tienen un alto poder de recuperación de las inversiones tales como Palermo, Núñez, Belgrano, Villa Urquiza y Caballito, entre otras. Resulta que en esos barrios, el recupero de la inversión es mucho más rápido que en el resto de la ciudad.

Por otro lado, los valores de las propiedades dependerán de dónde se encuentren ubicados los departamentos de pozo, serán variables. Esto se obtiene de la suma del costo del terreno sumado al costo de la construcción.

También es posible obtener un importante descuento si la propiedad se paga en efectivo ya que puede haber una diferencia de entre un 8 % y un 15 % que, sumado a lo que ahorramos al no tener que pasar por la inmobiliaria, suma una gran cantidad de efectivo en nuestros bolsillos.

Otra cosa que no varía a pesar del incremento de los valores del dólar es el de la construcción en si misma ya que los sueldos que cobran los empleados se mantienen siempre dentro del mismo rango por lo menos por un tiempo hasta que, como seguro sabés, se produzcan las paritarias salariales y sea necesario aumentar el salario de los obreros, los electricistas, los gasistas, los pintores y los albañiles, entre otros por ejemplo.

Otra ventaja que presentan los departamentos de pozo en este momento,  es la forma de pago ya que si comprás un departamento por medio del pago en efectivo, (a menos que adquieras un crédito hipotecario) te verás obligado a desembolsar todo el dinero de una sola vez. Esto no ocurre cuando se adquiere un departamento de pozo ya que el constructor aceptará financiar el valor en cuotas fijas cosa que no sucede cuando se trata de un departamento tradicional, pues ningún propietario aceptará cuotas para vender su propiedad sino todo el dinero junto.

Algo similar ocurre si lo que haces, para comprar un nuevo departamento, es sacar un crédito UVA, porque los valores de las cuotas están indexados de acuerdo a la inflación la cual sabemos que en nuestro país es muy alta. Las cuotas de un departamento de pozo serán acordes a tu salario mientras que, con los préstamos hipotecarios esto no ocurre, como bien podemos ver en las noticias todos los días.

Cosas a tener en cuenta

Si bien puede parecer que comprar un departamento de pozo es la mejor manera de invertir el dinero, debés tener en cuenta ciertos puntos que son muy importantes.

El primero es analizar la trayectoria de la empresa constructora. Para eso, visitá las oficinas del constructor y, si podés, averiguá con otras personas que hayan comprado antes con la empresa para saber si cumplieron o no con lo que estaba pactado. Como segundo punto –aunque no menos importante, por supuesto-, será necesario que hagas un seguimiento de la obra, es decir que te presentes en el lugar de vez en cuando para saber si la empresa va a cumplir con los plazos estipulados. En caso positivo, podés comprar el departamento sin temor, pero si la obra se estanca y no avanza para nada, es mala señal y será preferible que evites invertir tu dinero allí.

Por supuesto, si te decidís por un departamento de pozo, no te olvides de revisar la calidad de la construcción. Es importante conocer dónde y en qué vas a invertir tu plata, ya que al ser un bien de tan alto valor, es más que sabido que la calidad de la construcción, de los acabados y del mobiliario instalado deben ser más que suficiente como para mudarte allí (o alquilarlo) una vez que esté terminado.

En resumen, adquirir un departamento de pozo en esta época de zozobra monetaria y económica es la mejor manera de invertir el dinero que podés tener ahorrado. Pero, es importante que tengas cuidado antes de pagar ya que puede tratarse de empresas a punto de quebrar o que se caractericen por incumplir sus contratos en un gran porcentaje.

Cualquier duda que tengas, no pierdas tiempo y consultá con un especialista en la compra y venta de propiedades de cualquier tipo. Seguro vas a encontrar quien te pueda ayudar a escoger tu nueva propiedad sin correr el riesgo de perder el dinero que tanto te costó conseguir.