¿Cómo vender una propiedad rápido en 2019?

Cuando se tiene una casa o un departamento a la venta, sin importar si es de pozo, nuevo o usado, lo que desea cualquier propietario es deshacerse de dicha propiedad lo más rápido posible. Sin embargo, esto no siempre es posible, sobre todo si no se tienen en cuenta ciertos consejos como los que te vamos a dar a continuación.

Seguí leyendo y entérate cuáles son los mejores tips que podés poner en práctica para vender tu propiedad en tiempo récord.

La casa o departamento deben estar muy bien arreglados

Como primera medida, si lo que querés es vender la propiedad rápido, es importante que la misma esté muy bien ordenada y muy pero muy limpia. Tené en cuenta que, cuando un futuro posible comprador visite la casa, lo conveniente es que esté en buenas condiciones. Si se está cayendo literalmente a pedazos, será muy difícil venderla o hacer cualquier tipo de negocio con ella.

Otra cosa que hay que evaluar es si el arreglo de la casa valdrá la pena hacerlo o no. En muchas ocasiones, invertir en arreglos de distinta índole incrementa el valor de la propiedad y esto hace que se pueda vender mucho más rápido. Igualmente, te va a convenir sopesar los pro y los contra de los arreglos de la casa o departamento, ya que, si se requiere de un gran desembolso de dinero, la ganancia no va a ser la misma.

Haz que la propiedad sea lo más impersonal posible

Un consejo que cualquier productor inmobiliario te va a dar siempre, si es que querés vender rápido tu casa o departamento, es quitar la mayor cantidad de objetos personales de la vista del cliente. Es bien sabido que no a todos les agrada ver que hay fotografías y cuadros personales en los muebles y las paredes. Si querés causar una buena impresión, mejor evitá este tipo de cosas porque puede dar la sensación de que, a pesar de que tu casa tiene el cartel de venta, no querés venderla. Una buena idea es remplazarlos por fotografías de paisajes o de animales, por ejemplo.

Los ambientes espaciosos venden más

Otra premisa para tener en cuenta al momento de intentar vender una propiedad rápido es el espacio que ocupan los muebles. Si tiene objetos o muebles muy grandes que interrumpen la vista o que molestan el tránsito, lo mejor será quitarlos del medio. Si hacés esto, le vas a permitir al futuro dueño imaginarse qué cosas le pondría, cómo la decoraría y cómo distribuiría los muebles en todos los ambientes.

Retirá todo aquello que no uses

Sin lugar a duda, algo que cualquier futuro propietario va a revisar son los armarios. Si ponés cosas adentro, la persona no va a poder apreciar lo espaciosos que son y, quizá, piense que querés esconderle alguna mancha de humedad o algo parecido. Evitá guardar cosas en los placares y en los cajones. Cuanto más despojes la propiedad de tus cosas, más sencillo te resultará venderla rápido. Solo es cuestión de hacerla impersonal a la máxima potencia.

Utilizá tu olfato

Si una casa huele mal, la probabilidad de venderla disminuye. El olor a humedad y a suciedad pueden brindar un mal efecto en el posible comprador. La solución a esto es mantener la casa lo más limpia posible y evitar la humedad reparando pérdidas de agua que pueda llegar a haber. Cuando tu casa huela 10 puntos, entonces, tené por seguro de que te va a resultar mucho más sencillo venderla.

Hacela más luminosa

La luz del sol juega un papel clave al momento de pensar en vender una casa rápido. Si la gente entra en la casa y todo se ve oscuro y lúgubre, es más que seguro que no puedas concretar ningún tipo de operación. A las personas les va a gustar que, entre la luz por las ventanas, que los ambientes sean bien iluminados y que el aire corra por todos lados. Además, una casa oscura puede dar la idea de que se oculta algo y que ese algo no es tan bueno como para ser comprada.

Algo muy importante: el precio

Hasta aquí venimos hablando de las reformas en materia edilicia que se necesitan realizar en una propiedad para ser vendida mucho más rápido: iluminación, orden y estado general, entre otras cosas. Sin embargo, hay un capítulo que no podemos saltear y es el del valor monetario de la misma. Muchas veces, por querer ganar más dinero, inflamos mucho el valor de la propiedad dejando de ser realistas sin pensar en cómo está la economía actualmente debido a los vaivenes del dólar que son bien conocidos por todos. Tené en cuenta que el futuro comprador no te va a regalar su dinero y que va a pelear el precio hasta el último centavo.

Tampoco tenés que exigir grandes sumas de dinero más allá de lo que la casa vale. Una vez que la propiedad es tasada, debés respetar el precio lo máximo posible. Si esto no ocurre, y querés vender la casa más de lo que vale, no solo vas a perder mucho tiempo, sino que quizá, no puedas hacerlo nunca. 

Pedí consejo a un profesional de la venta inmobiliaria

La mayoría de las personas que buscan comprar una propiedad, lo primero que hacen es visitar diferentes inmobiliarias, ya que los martilleros son los que más saben sobre el tema. Tené en cuenta que los propietarios de inmobiliarias estudiaron el mercado en la actualidad y saben cuál es el mejor momento para vender o comprar, cuánto podés sacar de ganancia con una casa o departamento dependiendo de la zona en la que se encuentre y, además, conocen bien toda la legislación necesaria para que no tengas problemas legales de ningún tipo.

Los martilleros conocen al pie de la letra cuáles son los pasos a seguir en materia legal, qué papeles tenés que firmar, cuál es el mejor escribano para concretar la escritura y todo lo que se necesita para llevar la operación de venta a buen puerto